jueves, 11 de enero de 2007

La homosexualidad


La homosexualidad es antinatural porque contradice al orden natural de las cosas. Sin embargo, yo pregunto ¿qué características en el ser humano, en general, son naturales aparte de defecar y follar? Alimentamos nuestra mente de basura, el cuerpo también de basura y nuestro mundo, por último, también de basura. El ser humano es antinatural por naturaleza.

La homosexualidad es una característica del hombre desde el comienzo mismo de las civilizaciones humanas. ¿Acaso podemos negar que ya era practicada en las culturas egipcia, griega, judía y árabe? No entiendo para qué seguir negando que la homosexualidad es totalmente humana, no una desviación, sino un rasgo que nos caracteriza.

Manuel Puig, escritor argentino, aseguraba que la homosexualidad no existe, es sólo una proyección de la mente reaccionaria. En una entrevista dijo: “Sería necesario entender que el sexo no tiene peso moral. El sexo es como comer, beber, dormir, forma parte de la vida vegetativa (…) La idea de dar un peso moral al sexo es un crimen cometido hace muchos siglos, se dice que fue patriarca el que concibió esta monstruosidad para controlar a las mujeres”.

Joaquín Sabina, cantautor español, en una entrevista para la revista Rolling Stones con Carlo Boyero, al mencionar a uno de sus amigos que recuerda con más nostalgia, decía: “Se llamaba Pablo Del Águila y yo no sería cantante ni hubiera escrito una palabra de poesía si no le hubiera conocido. Era un tipo guapísimo, homosexual, apabullante, que me descubrió a César Vallejo y me regaló los poemas de Neruda. En fin, todo. Él era el que brillaba en los pasillos de la facultad y me bendijo, me eligió como amigo. Fue maravilloso. Dos años después se suicidó dejando un libro de poemas hermosísimo”.

Yo, ingenuamente, me sorprendí al buscar información en Internet y encontrar, por ejemplo, que en Arabia Saudí uno puede ser condenado a 2 600 latigazos por mantener relaciones homosexuales, o que en Brasil se puede ser acosado y amenazado de muerte por defender los derechos humanos de los homosexuales. Francamente me parece lamentable. Pienso que la gente debería volcar sus ímpetus despectivos hacia otras conductas del hombre verdaderamente denigrantes. En una conversación para Etiqueta Negra, Bryce y Sabina sostenían lo siguiente:

BRYCE: Lamentablemente, en América Latina los hombres son en un alto porcentaje maricones, no se atreven a leer novelas.
SABINA: Cuando dices maricones, ¿quieres decir machistas de mierda?
BRYCE: Machistas de mierda, por supuesto. No estoy agrediendo a nadie. Quiero decir machistas de mierda, hijos de puta.

Deberíamos dejar que los homosexuales vivan con tranquilidad, pero las costumbres sociales y las ideologías religiosas son factores trascendentales que han ido encuadrando nuestros cerebros desde que nacemos; sin embargo, tenemos la historia y los libros que nos abren el entendimiento, elevan nuestras miradas y refinan la opinión que tenemos del mundo, de este mundo por el que han pasado homosexuales excepcionales, grandes guerreros y conquistadores, maestros de la pintura, la literatura, la ciencia, la poesía, la música y el cine, seres humanos cuya única diferencia es el intelecto elevado y la fuerza para luchar toda su vida contra un mundo que, todavía, parece no entender.

Yo no tengo huevos para ser homosexual.

2 comentarios:

  1. Tu estilo es muy paticular, a pesar de las influencias que puedas tener. Además dejas siempre muy en claro tu punto de vista y lo fundamentas de manera lógica y coherente. Pero sobre todo es una lectura interesante... ta bien muchacho siga así

    ResponderEliminar
  2. Extraordinario tu comentario, muy buena lectura,difícil de encontrar en los blogs, sigue así, creando esta clase de tópicos, excelente.

    Me llamo Adrian

    ResponderEliminar

COMENTARIOS