martes, 11 de noviembre de 2008

Los amigos que perdí

Por más que querramos, la infancia es un espacio de vida irrecuperable. Quedan, no obstante, los recuerdos y los simulacros de amor a los que recurrimos para que el espejismo de nuestros primeros años no se diluya en el pasado.

Publicado ahora en Díatreinta

Pues, ¿qué te creías? Resulta que sí es cierto eso que dicen de la amistad, la distancia, el tiempo, la casa de la infancia y el olvido. Ahí estábamos los cinco amigos de noche en aquella pequeña casa de Barranco (tan añorado por mí en todo este tiempo), y no podían faltar las ausencias, puesto que también faltaba Andrés y Omar, y así, y si continuo nombrando las ausencias no podré acabar. Así que, bueno, ahí estábamos sentados alrededor (¿cómo no?) de una infaltable botella de ron, pasándonos la jarra, recordándonos y reconociéndonos, prendiendo algún cigarrillo de vez en cuando, descubriendo diferencias y semejanzas a las versiones de nosotros mismos hace, tal vez, seis y hasta doce años atrás en el colegio. No somos viejos, es verdad, pero qué niños solíamos ser cuando pensábamos que no nos faltaba nada más que acabar el cole para ser dueños del mundo, y qué niños seguimos siendo ahora, pensando que ya estamos a punto de encontrar aquella idea extraordinaria que nos volverá millonarios.

Nosotros nos miramos a la cara, sabemos que hemos cambiado pero seguimos igual, ya no somos aquellos que solíamos ser, pero de alguna manera allí estamos, sin dejar de ser lo que una vez fuimos. Puedo decir que éramos amigos y también que no fue así, que lo seguimos siendo sin necesidad de serlo verdaderamente; es decir, fuimos y no fuimos, somos y no somos, pero qué más da, ahí estamos. Siempre habrá un abrazo y una sonrisa para un viejo conocido. Y pasó lo mismo con Barranco. Mi casa de la infancia. Aquel lugar que me solía llegar ya te imaginarás tú muy bien adónde cuando vivía allí, y que no dejé de extrañar un solo día una vez lejos....

(trágate esta crónica completa aquí)
XD

3 comentarios:

  1. Bang, bang!

    xD


    Eso yo lo he leído antes....xD



    Quiero tus lentes. T_T.

    ResponderEliminar
  2. Si, lo leí, pero no fue aquí, sino en día treinta, una semana después de escribir lo de mi reencuentro, que seguro será algo distinto, pues seremos más de cinco, y en amigos, quien sabe, talvez menos de tres, y no me averguenza decirlo, pero en mi promoción tuve muy pocos amigos, pero si muchos grandes compañeros (camaradas)
    Y fue la lectura de tu artículo el que me llevo a entrar a tu blog y leer lo que escribes; me entretiene y me divierte.
    Al igual que tú, no llevo a Calamaro tan sólo en el mp3, sino en el corazón, y mis conocidos saben lo que sufrí al no poder ir a su concierto, y no me queda más que consolarme diciendo que algún día iré a uno, y para la envidia de muchos, espero que sea mejor.
    Sigue escribiendo y sigue disparando.
    Buena suerte y hasta luego, and show me your shit!

    Pp Pool

    ResponderEliminar

COMENTARIOS