lunes, 16 de febrero de 2009

El asesino sentimental





Libre como el viento era nuestro perro.


Adiós perro bóxer

Mi hermano Paco te escribió una pequeña carta en su facebook

26 de setiembre-13 de febrero
Querido amigo

Te extrañaré, espero que estés bien, no tuve el valor de matarte como lo hizo el chico de la película "la mosca" con su perro.

No quiero llorar, solo sé que te botaron al río, te perdiste nada más ...no habrá nadie como tú y lo mejor, nunca reprochaste nada... ¿cuántos días te dejé en hambre porque tenía que estudiar? y no me pusiste mala cara.

Cuando estoy con las personas humanas más quiero a mi perro, cuando eras cachorro la primera cosa que hiciste fue lamer mis piernas, pero le ponías mala cara a los que me querìan hacer mal.

Ya no tendré mi detector de gente buena o mala


Boris cuando esté en el cielo tú me seguirás como siempre ya no en las calles sino en las nubes


Supongo que soy una persona mala, mientras mejor le va a este blog, peor me va a mí. Hace unos días atropellaron a una prima, sigue en estado de coma, mi padre está enfermo de unas úlceras, es un milagro que mi mamá aún siga viva, el papá de una gran amiga falleció el 11 de este mes. Y también murió Boris Bill, mi perro bóxer.

Falleció el 13 de febrero, mientras estábamos celebrando discretamente el cumpleaños de mi papá. Fui a visitarlo a la chacra donde pasó sus últimas semanas de vida el 14 con mi hijo, ya era muy tarde. Su cuerpo había amanecido descompuesto y, como dice mi hermano en su carta, nuestros amigos lo botaron al río.

Tal vez sea mejor que no te haya visto, pasamos 10 años juntos, fueron buenos años, pero poco a poco te fuimos abandonando, ya no eras el cachorro alegre y juguetón, eras un perro triste. Cuando te enfermaste y ya no podíamos tenerte con nosotros te llevamos a la chacra, te resististe a morir, aguantaste como siempre lo has hecho. Estuviste más de dos meses allá muriendo lentamente. Sin nosotros.

Cuando arrancamos el carro y te quedaste mirándonos, ya sabías que no te íbamos a llevar, sabías que te estábamos abandonando pero fuiste digno, no corriste detrás de nosotros, te quedaste sentado, con el pecho erguido como siempre, supongo que tu mirada se hizo más triste. Ya estaba el carro muy lejos para haber visto tus ojos.

Yo no sé por qué no pudimos darte una muerte digna, no sé por qué fuimos tan cobardes contigo.Perdóname Boris Bill, ya no tenía tiempo ni para mí, todos estos días he estado aguantando las lágrimas, pero al descubrir la pequeña carta que te dedicó mi hermano ya no pude aguantar.

La última vez que te vi ya no eras tú, eras solo un esqueleto viviente, todas las enfermedades que tenías se te habían juntado, moscas revoloteaban en tu cabeza porque una oreja se te había llenado de pus, ya no podías levantar la pata delantera para decir hola como siempre lo hiciste. Boris, nunca te grabé el video que te prometí, nunca pude tomarte siquiera una foto digna a lado de mi hijo para que él te recuerde como yo recuerdo al primer Boris.

Solo esta foto he encontrado en mi viejo hi5 al que ya nunca entro, esta foto en la que te ves tan hermoso, tan digno, siempre sacabas pecho para las fotografías.

Una vez, hace dos años cuando Alfredo Bryce Echenique vino acá a Trujillo por la feria del libro, después de todos los compromisos, tenía una cena en el Chelsea. Fui allá corriendo, le pedí permiso a la señora Adriana para acercarme y darle un pequeño regalo. Ella no entendía, era una fotografía tuya. "Nada de autógrafos ni de fotos" me dijo la señora Adriana. Me acerqué a Bryce, le entregué tu foto Boris, la que he colgado de mi hi5 para ponerla en esta carta, leyó lo que escribí en la parte de atrás. "Malatesta di Rímini sí existe señor Bryce Echenique, vive acá en Trujillo, se llama Boris Bill, y es mi perro bóxer. Martín Cabrera". Bryce dejó a todos sus amigos y se me acercó emocionado, me abrazó largamente y me dijo: "Martín, eres un caballero, nadie en esta ciudad me ha dado un regalo tan hermoso como este" y me volvió a abrazar mientras miraba la foto con nostalgia y me contó de cómo siempre había querido tener un perro bóxer tan hermoso como tú pero nunca pudo. "A mi mujer no le gustan los perros" me decía mientras seguía abrazándome durante varios minutos. Las lágrimas asaltaron mis ojos. Nadie entendía ni un carajo. Solo tú, Bryce y yo.

Nunca mordiste a nadie, nunca siquiera te mostraste celoso por mi hijo Salvador, te le acercabas con mucho cariño y él también quería acercarse a ti, te lo juro, quería abrazarte pero tu efermedad no me permitía dejar que ese pequeño niño haga eso.

Boris, no sé cuándo fue la última vez que dejamos de hablar, de saltar, de correr y de caminar juntos, no lo sé, todo nos fue separando. Nunca pudimos juntar el dinero para disecarte, para guardar tus cenizas, para guardar algunos cabellos y en un futuro cercano clonarte.

No hicimos nada de eso, solo te abandonamos, no tuvimos el valor de matarte, ni mis amigos con los que te dejé y a quienes rogué que te den una muerte digna. Nadie se atrevió porque te querían, porque siempre fuiste un perro al que todos querían, incluso flaco, enfermo con esos tumores y esas cosas raras que se aparecían entre tus uñas, ya con el hocico lleno de arrugas y canas, y los ojos tristes esperando, siempre esperando, atento a solo una mirada mía para salir corriendo a la avenida a jugar, a caminar a mi lado, a hacer tus necesidades, a volver, a entrar otra vez, a no molestar a nadie ni siquiera con toda tu vejez encima.

Eras bacán porque naciste el mismo día del cumpleaños de mi mamá, lo celebrábamos juntos, te poníamos tu gorrita y comías tu torta de carne molida que te traía mi papá de Lima. Resististe, varias semanas más de lo que podíamos imaginar, justo tuviste que morir el día del cumpleaños de mi papá, como para que no te olvidemos, como para vengarte por lo cobardes que fuimos contigo, o simplemente no te alcanzaron las fuerzas para esperar el 14 de febrero, siempre fuiste mi mejor amigo, a ti te abrazaba primero los 15 de febrero que eran mi cumpleños. Contigo bailábamos el vals y cazábamos ratones y leíamos libros juntos. Son tantos recuerdos.

Todos estos días no he podido llorarte, lloré con un video de youtube, con la noticia de la muerte del papá de mi amiga y con mi propia soledad, no sé si todo se ha juntado Boris Bill pero lo único que quiero es que  tengas la seguridad de que siempre vivirás en nuestros corazones.



Siempre eras amigo de todos.



Nunca los niños te tuvieron miedo.


Nunca te enojabas. Lástima que no hayamos grabado más videos.

Un año antes de tu muerte, 13 de febrero de 2008, Salvador tenía tres meses , tú ya tenías esa cara triste.

:(

27 comentarios:

  1. Compadre que triste tu historia. Creo que todos tenemos en alguna parte de nuestras vidas, la experiencia de haber conocido a alguien grande o tremendamente digno, leal, valiente y honesto. Por suerte nunca termina siendo un hombre o una mujer, sino mas bien un perro.

    Desde aca un gran abrazo que lo malo en algun momento se va.

    A.

    ResponderEliminar
  2. En algún momento le pregunte a mi papá que debo decir en estos casos, en tiempos de perdida, el debía tener la respuesta adecuada, le toco vivir perdiendo. Me respondio sin mirarme, me dijo: "...solo calla y quedate a mi lado..."

    Amigo, no puedo estar en Trujillo ahora, pero ten presente que estoy a tu lado.

    Desde Barranco, desde la Lema
    Dan

    ResponderEliminar
  3. sueño con tener un boxer color caramelo, con patitas blancas, sin las orejas cortadas, algun dia. lo importante es no olvidar a Boris Bill.

    ResponderEliminar
  4. hermano, no sé si sea mejor q haya cuerpo q velar o no, pero el dolor es terrible.

    ResponderEliminar
  5. Meloso, llorón e inútil. Dejaste morir tu perro sufriendo "como un perro" en vez de darle una muerte digna. Lo abandonaste por cobarde. Te quejas de no tener la plata para disecarlo y no de haber gastado poquito para ahorrarle el dolor de la enfermedad y del abandono. Usas un montón de palabras bonitas para revolcarte en tu remordimiento cursi. Te conmueves por las lágrimas de un borracho. A ti los sentimientos te sirven para desahogar tus crisis de verborrea.
    Ya te dije: tu peor defecto es el mal gusto emocional.
    El perro, este estúpido animal, te perdona. Yo no.
    Tú peor defecto es el mal gusto emocional
    Orietta

    ResponderEliminar
  6. Yo no me lo perdono Orietta, no me lo perdono. Ni Boris tampoco, él sí tenía dignidad, yo no.

    ResponderEliminar
  7. Es doloroso pero tu sabes tocayo asi es la vida lo siento

    ResponderEliminar
  8. mi perro Fausto murió en mis brazos.
    Yo lo cargué, el veterinario le inyectó en ambos brazos, y sólo vi sus ojos quedarse son brillo.
    El médico se fue, y yo me quede llorándolo casi una hora, sin querer soltarlo, después cavé un hueco en el jardín y la más triste sepultura a la que asistí.
    Aún lo extraño, y lo extrañé más cunado leí tu relato.
    Saludos para ti, y dale mis saludos también a Boris Bill si algun día lo ves por cualquier nube.

    ResponderEliminar
  9. Siento mucho que estés pasando estos malos momentos brother. Abraza a tu hijito y todo estará bien.

    Un abrazo de tu pata verdemundo también.

    ResponderEliminar
  10. Sé que es ver partir a una mascota a quien has querido como a un hijo, como a un hermano, quien fue tu cómplice, que tal vez te escuchaba cuando nadie lo hacía y que te miraba como nadie hubiera podido.

    Mi mascota partió hace casi un año, me dejó el corazón triste, destrozado, hecho pedazos, hice todo lo que pude, todo lo que estuvo en mis manos, pues era mi hijo, mi bebe, quien me dejó un gran vacío, frustación, dolor.

    Nadie podrá entenderte si no lo ha vivido.

    Lo que hiciste o dejaste de hacer por él solo tú lo sabes Aquiles.

    Lamento mucho que Boris se haya ido en esas condiciones, era lindo y provocaba mucha ternura, espero que poco a poco el dolor vaya disminuyendo.

    TQM

    Constanza

    ResponderEliminar
  11. awww realmente lo siento.

    pero todo sucede porque así tiene que ser.


    Saludos!

    ResponderEliminar
  12. awww realmente lo siento.

    pero todo sucede porque así tiene que ser.


    Saludos!

    ResponderEliminar
  13. esta chevree tu blog! interesantee...!! yo tambien me estoy inciando en esto y me gustaria que le des un vistazo al mio! y me des unas criticas destructivas!

    ResponderEliminar
  14. Recordamos un cuerpo desaparecido es es lo importante...pero ¿cuántos cuerpos son desaparecidos?
    cuántos NN existen a nadie le importa.... el Boris se convirtió en un NN simplemente murió pero recordemos el término "fosa común" ¿cuántos existen en el Perú?...el es un ser querido (Boris) nadie se da cuenta el fondo del texto: ¿Cuántos peruanos no tienen el cuerpo de su ser querido? velan ropa se acuerdan?
    La vida es corta y no sirve insultar solo trabajar como perros....

    ResponderEliminar
  15. no amigo nn, el fondo del texto es cuánto daño le podemos hacer a un ser querido, aunq acepto q puede tener muchos fondos, la muerte de un perro nos apena, pero no se compara pues como a la muerte de un ser humano, y he tenido un amiga q murió de una forma más terrible q mi perro, pero no era el caso, solo estaba recordándolo a él, llorando un rato para liberarme, aunq después los ojos, no son lo mismo :(

    ResponderEliminar
  16. no tiene nada que ver con el tema, nomás que estuve revisando la lista de los libros que recuerdas haber leído, y Cuauhtémoc lleva acento en la "e" y no es Alejandra sino Alejando Dumas, corrige. Heduardo, estás vengado, tu corregidor está corregido.

    y nomás por pura curiosidad, ¿en qué termina el libro "Historia de mis putas tristes"? después que contestes te digo por qué pregunté.

    necia

    ResponderEliminar
  17. Estoy confundido es Cuau? o Cau? ese autor no me interesa lo más mínimo.

    Ya corregí a Alejandro, porque es Alejandro y no Alejando, jajaja, y ahora no recuerdo el final de mis putas tristes, creo q el viejito se va con la viejita, no lo sé.

    ResponderEliminar
  18. si no te interesa. por qué lo comentas, y el viejito no se va con ninguna viejita, osea que ni has leído el libro. capaz ni has leído la mitad de lo que indicas que has leído, con excepción de los libros de tu profe.

    necia

    ResponderEliminar
  19. Estoy totalmente de acuerdo con Orietta, siempre te dije que debiste parar el sufrimiento de mi Boris yo era la unica ke le hacia cariñitos, me da pena al recordarlo, yo también tuve un hermoso boxer lo sabes, al menos ellos ahora ya descanzan en paz...t kiero menso! =)

    ResponderEliminar
  20. mira necia, por favor, no comentes por acá si vas a comentar tonterías, me importa muy poco si me creen o no, y muchísimo más un anónimo, en realidad he leído más libros pero no recuerdo ni siquiera el título de varios, o los recuerdo en algún momento del día pero cuando me siento acá los olvido, jajaja, más bien cuéntame por favor de las putas tristes, refréscame la memoria, recuerdo que me pareció un libro bastante menor del Gabo y una verdadera estafa porq ni novella breve era, fue solo un pequeño cuento q leí en un par de horas, así lo recuerdo, bueno si deseas contarme cómo lo recuerdas tú, encantado, pero si vas a seguir agrediendo sin razón, recuerda q descargaré mi hígado contra ti.

    Más respeto también a la memoria de mi perro.

    ResponderEliminar
  21. y cómo piensas descargar tu hígado contra mí?

    sobre el librito, sí, bastante menor. quería que me dijeras el final de lo que leíste para saber si coincidía con el final del que leí yo. Es que salieron dos versiones. sobre que el viejito se va con la viejita, pienso que estás confundiéndote con el amor en los tiempo del cólera. este es de un periodista que como celebración de su cumpleaños # 100 decide acostarse con una virgen, ya vas recordando?

    y cómo es eso que más respeto a la memoria de tu perro? yo simplemente leí tu lista y comenté en el post más cercano, así que no te arañes

    necia

    ResponderEliminar
  22. Aquiles, qué mal! Fuiste cruel al dejarlo abandonado, debiste mandarlo a los chicos de Zootecnia de la Unt o al museo de Zoología lo hubieran disecado gratis.
    Es muy triste, creo que todos sin excepción tenemos que pasar por este cruel momento ya que nuestras mascotitas suelen vivir mucho menos que nosotros, es triste, pero es la ley de la existencia, algún día también seremos nosotros, y quién sabe tal vez igual, viejitos y enfermos, esperemos que nunca abandonados.
    Buuu, Aquiles, no sé qué más escribirte, Fuerza "Hígadillo"! Las tormentas no duran para siempre, la calma tarda pero llega. Mucha fe.

    ResponderEliminar
  23. HOla Martín:
    Aunque no interese mucho, debo confesar que le tengo pánico a los perros, y es que me han mordido unas 15 veces. (He llegado a pensar que he sido gato en vidas pasadas).
    La primera vez que vi a Boris iba al baño del cole y estaba en medio de la escalera, ya te imaginarás el susto.
    Luego, en el transcurso de los dos años que compartí con ustedes, Boris se convirtió, también, en uno de los amigos más cariñosos.
    Comparto tu tristeza. un abrazo para todos...
    ROJO

    ResponderEliminar
  24. me has puesto triste...te envio un lameton!

    ResponderEliminar
  25. Hola, es la primera vez que publico un comentario aunque te leo con frecuencia. Lo hago porque mientras leía tu texto me emocioné hasta las lágrimas recordando a un bóxer que perdí el 2008 y a quien le dediqué unas líneas en mi blog.

    http://romy-acevedo.blogspot.com/2008/12/gabo.html


    Espero que la historia que viviste con Boris te haya dejado algunas lecciones sobre el respeto que se merecen los perros por su amor incondicional.

    Espero leas mi pequeña dedicatoria a mi inolvidable GABO

    ResponderEliminar
  26. Te entiendo tanto.
    Que triste historia... pobre perro, pobre amo....

    ResponderEliminar

COMENTARIOS