domingo, 17 de diciembre de 2006

LA AMISTAD

ARTÍCULO DE OPINIÓN:
Por Aquiles Martín Cabrera Ludeña


Alguna vez leí por ahí que la amistad es el primer lazo familiar del hombre, ya que un amigo es siempre tu hermano, pero un hermano no es siempre un amigo. Frase fácilmente comprobable. Así como esta hay miles de frases que aprueban y celebran la amistad. Recuerdo otra de Ribeyro, “…podemos querer a una persona que nos desprecia o incluso que nos ignora. La amistad, en cambio, exige la reciprocidad. No se puede ser amigo de quien no es nuestro amigo. Amistad, sentimiento solidario, amor solitario. Superioridad de la amistad.” Es muy fácil querer a los amigos escuchando aquella canción de Alberto Cortez dedicada especialmente A mis amigos. Incluso si uno se ha leído los libros de memorias de Neruda, García Márquez y de Echenique, tendrá razones suficientes para valorar y querer a sus amigos de una forma extraordinaria. Sin embargo, estamos hablando de hombres, seres humanos, traidores por naturaleza, mentirosos por necesidad y confabuladores por aburrimiento.

Sí, es cierto, quién podría decirme sin mentir que nunca se ha decepcionado alguna vez de su mejor amigo, que nunca se ha sentido solo, abandonado y triste cuando ellos no están. Claro, ahí tenemos a la familia para consolarnos a nosotros, pobres seres incapaces de ser felices solos, y mucho menos acompañados. Pero la familia también nos falla y de nuevo están ellos, pero no es seguro. Recuerdo que Joaquín Sabina en una entrevista en Los Ratones Coloraos daba sus razones de por qué para él, el verdadero mejor amigo del hombre era el cigarrillo: porque cuando estás hecho mierda, te han botado del trabajo, tu mujer se fue con otro, has perdido al póker, te detectaron una enfermedad terminal y tal…
____
Es verdad que en algún momento nos quedaremos solos y no habrá nadie que nos pueda consolar amigablemente, tal vez ni un cigarrillo ni nada, entonces qué. ¿Por qué el hombre necesita tanto de los amigos? ¿Por afecto sencillo, necesidad o conveniencia? Es verdad que no podemos vivir sin ellos, pero, para algunos otros solitarios por ejemplo, el mejor amigo del hombre es el libro, cosa que también depende del punto de vista del que se vea, los libros también pueden decepcionarte, los escritores mucho más. Entonces en quién podemos depositar toda esa amistad que nos desborda el alma, ¿tal vez en nuestro perro? Eso también dependiendo si no te molesta la saliva canina con olor a orines.

Entonces quién podría ser nuestro amigo, ¿Dios? Yo no confiaría en alguien que mandó a matar a su propio hijo, y mucho menos en el hijo, que sufrió y murió por nosotros “por amor”, ¿cómo confiar nuestra amistad a alguien que metió en nuestro subconsciente que amar, significa sufrir incluso hasta morir?. Para todas esas personas que no podrían ser capaces de vivir sin amigos la única respuesta que puedo darles es la siguiente reflexión de Anthony de Mello:

“Cuando llegaba un nuevo discípulo,
este era el "catecismo" a que solía someterle el Maestro.
¿Sabes quién es la única persona que no habrá de abandonarte jamás en tu vida?
¿Quién? Tú.
¿Y sabes quién tiene la respuesta a cualquier pregunta que puedas hacerte?.
¿Quién? Tú.
¿Y puedes adivinar quién tiene la solución a todos y cada uno de tus problemas?
Me rindo... Tú.

2 comentarios:

  1. saludos, Martín...

    Te felicito por atreverte a publicar en un blog. Toda forma de comunicación es buena si es que tenemos algo que decir. Y tú tienes mucho que decir.

    Éxitos.

    César Olivares

    PD: también tengo un blog donde publico poesía, si tienes tiempo, la dirección es esta:

    www.cesarolivares.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Tio cheveres veo que estas escribiendo bien... ya no escribes tantas webadas.... XD

    ResponderEliminar

COMENTARIOS