viernes, 12 de diciembre de 2008

El Códice de Apar Nii - Adaptación Radial

Bueno ahora cuelgo un trabajo que hice para Taller de Radio.

Esta vez me pongo serio y aburrido así q espero equivocarme menos hablando ahora acerca de una historia relacionada con Chan Chan.

Es una adaptación radial del cuento "El Códice de Apar Nii" del escritor y publicista trujillano Alfieri Díaz, amigo mío y mencionado docente de la UPN en este blog en entradas anteriores (jujuju).
ADVERTENCIA: La locución es de 14 minutos y puede resultar muuuuuy laaaargo para los q no estén interesados en el tema, además toda la narración es mía y como locutor soy un buen estudiante, y por si eso fuera poco, no tuve suerte con el mocrófono por enésima vez. Así que vayan leyendo mejor mientras van escuchando. GRACIAS


1. Los Chimor se hacían llamar los hijos de Shi (la Luna) que era su deidad suprema, superior al Sol pues de día la luna podía verse, en cambio el Sol desaparecía en la noche. N. del E.
2. Túpac Yupanqui no sólo fue el gran inca conquistador, también pasó a la historia como «el inca navegante». Según el cronista Sarmiento de Gamboa, Túpac Yupanqui se hizo a la mar y llegó a la Polinesia, bautizando a las islas que arribó con los nombres de Ninanchumbi y Ahuanchumbi. N. del E.
3. Se sabe que diez fueron los soberanos de la civilización Chimor. Los tres primeros fueron Tacaynamo, Guacri-Caur y Ñancen-Pinco. De los seis que siguieron se desconoce su nombre y el último fue Minchan-Çaman. Llama la atención que el códice obvie también el nombre del octavo soberano. N. del E.
4. Chan Chan, considerada la ciudad más grande de la América precolombina. Se cree que en su momento de mayor auge debió extenderse por 20 mil km² y albergar una población de 100 mil habitantes. N. del E.




Esta adaptación no pretende ser una versión bamba de mi novela favorita.
:D



Érase un tiempo en que la lucha entre la Luz y la Oscuridad dio origen al Universo. Tan enemigos como complementarios, ambas fuerzas antagónicas se fijaron en este mundo y sembraron semilla en su suelo. De las altas montañas brotaron los hijos del Sol. Del mar llegaron los hijos de la Luna.

Ambas civilizaciones crecieron y sus desarrollos corrieron paralelos. Mas como habían pactado la Luz y la Oscuridad antes de la Creación, en un momento debían
coincidir sus destinos y luchar a muerte por la posesión de la tierra.

En pocas lunas, valles que antes habían sido plenos de dicha y fertilidad se tiñeron con la sangre de más de cien mil guerreros.

Túpac Yupanqui había clavado el estandarte del Sol en la ciudad del orgulloso
Minchan-Çaman.

Tuvieron que bloquear los suministros de agua y aún así mucho les costó doblegar la voluntad de una raza sedienta y al borde de la inanición.

Al llegar al palacio real, el invasor obligó al soberano a postrarse a sus pies y fue maniatado para exhibirlo como trofeo en la corte de su padre, el Inca Pachacútec.

Las huestes del Sol se dedicaron a la destrucción de una civilización cuyo esplendor envidiaban. ¿A cuántas mujeres ultrajaron? ¿Cuántos vástagos esclavizaron? ¿Cuántos tesoros depredaron?

El templo de la Luna, el más majestuoso de todos, fue derribado y las cabezas de vírgenes y sacerdotes fueron destrozadas a pedradas, entre ellas la de Menchan-Pur, el máximo sacerdote.


Chumun-Caur, el hijo de Minchan-Çaman, en actitud servil y execrable para su linaje, condujo a Túpac Yupanqui a gran distancia entre la tierra y el mar, y le mostró dos atalayas que se levantaban, imponentes, entre las aguas, a tan grande altura que parecían encontrarse con el cielo.

Túpac Yupanqui quedó maravillado ante este prodigio. Toda su arquitectura, profusamente ornamentada con frisos y animales marinos, era de adobe, cubierta por una amalgama indisoluble al agua y a los embates de las olas.

Y él, Túpac Yupanqui, a quien le fue revelado su poder para conquistar el mundo, le exigió a Chumun-Caur que le revelase la ciencia de la que se valieron para crear una sustancia que hace a la tierra resistente al agua. Chumun-Caur le dijo que tal conocimiento solamente pertenecía a un hombre que vivía en un asentamiento de pescadores, lejos de que alguien pudiera reconocer la grandeza que tuvo alguna vez su linaje:

APAR NII, un hombre maniatado y cuya mirada desbordaba de locura.


Apar-Nii pertenecía a la casta de los Nii, que solo vivía en casas que flotaban en el mar. Al estar frente a Tupac Yupanqui, Apar-Nii se arrastró hasta Chumun-Caur y le aseguró que llegado el momento volverían a verse las caras.

Los Nii eran los señores de la guerra, la navegación, la construcción y la cosecha. La familia de Apar-Nii pertenecía a la rama de los constructores. Namoc, el planificador, fue el primero de ellos. Arribó a estos valles en la misma embarcación que Tacaynamo, su Amo y Señor, cubiertos con polvo dorado que repelía los rayos del Sol.

Fiel a su servicio, estableció las bases para el desarrollo de la gran civilización, que en poco tiempo se extendería desde el mar hasta la falda de los cerros y se convertiría en la ciudad más hermosa y esplendorosa de todo el universo.

La mítica:

CHAN CHAN


De retorno a la ciudad de los hijos del Sol, Túpac Yupanqui cargó con el orgulloso Minchan-Çaman y otros miembros de la nobleza, además de los mejores orfebres, las más bellas mujeres y también con Apar-Nii, con la confianza de que los sabios maestros de su corte podrían salvarlo de la locura…
y así arrebatarle el secreto que lo convertiría en el conquistador de los mares.


El inca Pachacútec reprobó el escarnio de Túpac Yupanqui con los vencidos y los resarció recibiéndolos como huéspedes honorables en su feudo. A
Minchan-Çaman le cedió uno de sus mejores palacios y hasta el final de sus días,
el viejo Inca frecuentó la compañía del que fuera cia-quic, el rey de los
chimor, y se deleitaba con su sabiduría.


Sintiendo cercano su fin, Pachacútec eligió a su hijo Amaru Yupanqui como su sucesor, pero a la muerte del inca, Túpac Yupanqui se levantó en armas y usurpó el lugar de su hermano, condenándolo al ostracismo y aniquilando a todo aquel dispuesto a cumplir con la voluntad de su padre.


El orgulloso Minchan-Çaman prefirió cortarse las venas antes que volver a postrarse ante el hombre que destruyó su civilización.

Apar-Nii fue entregado a los hombres de ciencia. En busca de que revelara cómo es que el barro se hace indisoluble al agua y resistente a las olas, fue sometido a los más crueles tratamientos, siempre ante la atenta vigilancia del nuevo inca que paseaba alrededor del cautivo,


Pero de la boca de Apar-Nii sólo salían plegarias que imploraban el perdón de sus
antepasados. Enloquecía a sus torturadores diciéndoles que ningún castigo era
suficiente para aquel que ha deshonrado a su linaje.


Uno de los consejeros del Inca le sugirió libar de los pensamientos de Apar-Nii y
haciéndole caso, ordenó que lo decapitaran y trajeran su cabeza; de ella bebió
chicha mezclada con su sangre que era tan salada como el agua del mar.

Pero esta sabiduría adquirida solo le vaticinó que pronto, muy pronto
llegaría el día en que su imperio, el imperio de los hijos del Sol, sufriría el
mismo final miserable que los hijos de la Luna habían sufrido por su causa.


Los restos de Apar-Nii se disolvieron en manos de sus captores y se
hicieron nubes que surcaron el cielo hasta darle el encuentro a Chumun-Caur. Las
gotas que cayeron sobre él fueron tan corrosivas que lo postraron de dolor y
desgarraron su piel. Nadie pudo aliviar su espantosa agonía. Expiró gritando el
nombre de Apar-Nii y disculpándose por pisotear el orgullo de su civilización.

Las obras monumentales de Apar-Nii se mantuvieron de pie hasta que el inca Huayna Cápac aplastó de manera sangrienta, el movimiento insurgente de
Guaman-Chumo, hijo de Chumun-Caur e incendió la gran ciudad.


Al mismo tiempo que el último rebelde moría ajusticiado, como por designio divino
un fuerte maretazo trajo las atalayas abajo.




Noviembre 2004

5 comentarios:

  1. Agradecimientos:
    A Alfieri Díaz por autorizarme a usar su cuento un par de días antes de que acabe el ciclo de la U.
    A Paul Gogin por haberme esperado hasta el último día para presentarle este trabajo.
    A Aldo Corcuera por prestarme su estudio de grabación para hacer la voz en off.
    A la familia Lázaro Yupanqui por prestarme su compu y a mi hermano Paco por lograr subir el video en internet.
    Al googlevideo, al you tube, al youtube catcher, y al sony vegas 8.0

    ResponderEliminar
  2. Oe en Crisol del Real Plaza, necesitan contadores de cuentos para niños los dias domingos, hazte un favor y nunca aparezcas por ahi.

    ResponderEliminar
  3. Oe en la libreria Crisol del Real Plaza hay un circulito en la alfombra exactamente en el area donde están los libros para niños. Ya te ubicaste? ahi necesitan contadores de cuentos para los dias domingos, hazte un favor y no vayas.

    Quédate contandole cuentos a las quinceañeras.

    ResponderEliminar
  4. oe la idea esta buena, pero pucha la banda sonora aburre, ta que un poco más de TRABAJO podría haber parido un mejor NIII.
    DRAMATIZACION PES
    plantear secuencias
    En CUZCO METERLE OTRAS COSAs en fin
    usted sabe a que me refiero porque tiene, espero bastante capacidad de autocrítica, acaba con chacalón para ver a como llegamos , mejor un yaipen hubiese estado mejor no se si por un chovinismo absurdo pero el norte tiene sus cosas, y usted mejor que nadie creo que lo debe saber
    oe te imaginas musicalizando de buena onda cosa como las de alfieri para poner las cosa históricamente en su sitio es bacán. Los chiquiiiosss escuchando estas cosas para que sepan como fue la cosa,
    oe pero viene el nombre de felipillo que no la vió y fue uno de los primeros informantes de nuevo mundo y la cago
    compare mis respetos por su creatividad a flor de piel
    pero, siempre hay un pero, por su falta de respeto en los tiempos y responsabilidades en su trabajos
    Se comprende todo, se debe de comprender todo, pero jode que pudo ser mejor pero no hubo tiempo ni interes
    concuerdo con nacho que no vayas por los sitios donde se cuentan cuentos.

    ResponderEliminar
  5. hola, no sé quién eres, no me gusta responder a los anónimos, más bien me joden la vida. Nacho es brother y llevó el mismo curso, ese comentario fue solo broma.
    Ahora esto de dejar todo el último, no es irresponsabilidad, ni falta de interés en lo q hago, es solo falta de tiempo. Tengo que hacer muchas otras cosas aparte de la U para sobrevivir, así que, yo soy la primera persona a la que le jode que los trabajos no queden terminados como se deben por falta de TIEMPO. Ahora q ya acabó la u me estoy dedicando a dormir lo q no dormía desde hace varias semanas, bye zzzzzzzzzz

    ResponderEliminar

COMENTARIOS