miércoles, 24 de junio de 2009

Muchacho provinciano

Mal y tarde me doy con la sorpresa de que hoy se cumplen 15 años de la muerte de Chacalón, aquel cantante provinciano que todos los peruanos nos sabemos.
Pues bien, recién me entero viendo Magaly TV que hoy, hace 15 años, que falleció el bueno de Chacalón. Me falló mi Perú21, miren que si no fuera porque no tengo internet no me enteraba de nada, (estaba tan aburrido que ya pes, a prender la tele nomás) me fallaron todos los blogs que sigo. Cómo nadie se va a acordar de Chacalón pues, no se pasen, está bien que el país sea un polvorín de revueltas, pero, para todo hay tiempo, hasta pa joder en el twitter a un congresista monse.


No tengo mucho tiempo, así que no los voy a florear. Va mi recuerdo a través de mis tres canciones favoritas.

Bareto - Muchacho Provinciano


Claro, la versión de Bareto no podía faltar, para mí esta es la mejor canción del disco Cumbia, sorry, grupo 5 terminó de joderme el gusto por Juaneco. En verdad estas canciones siempre estuvieron allí, blowing in the air. Me parece un muy buen cover, pocas veces un cover logra el mismo feeling que la canción original. En este caso el hecho de que no haya letra cantada, creo que es el ganchazo que solo un verdadero peruano podría entender. (te invita a cantarla) En esos casos te das cuenta de que te la sabías y nunca lo aceptaste. Y ese intro con la voz de Chacalón, ya desde ahí nomás me convenció a escucharla siempre, recordando, cómo no, las verdaderas notas de la canción original:


Chacalón - El verdadero muchacho


No es necesario ser provinciano para disfrutar de esta canción. Y de varias canciones más. Pero como ya se me acabó el tiempo de la cabina pública jaja, será para el próximo año.

Chacalón - Por ella, por la maldita ...


No hagan hígado.

Actualización y Corrección: El malapalafaiter sí lo recordó.

Acá su columna malapalachacalonera:

Hace 15 chuzos que Papá Chacalón no está en Perú, pues chapó visa eterna para irse al corazón del pueblo. Desde allí, se le extraña como a un dios, encaramándose sus restos sobre los quinceañeros marcados por su ausencia con un chuzo de sabor a cebadita. Un paro cardíaco puso su cuerpo en silencio aquel 24 de junio y se volvió en profundo color de la camiseta del Alianza Lima; se transformó en cirios y repisas de sus amigos y fanáticos de su música. En las cárceles, donde sus melodías suenan como soundtracks personales, se llora a mares en la devastadora frustración. Muchas veces, esta Lima oficial bloquea su designio, aunque la ciudad entera está herida de muerte por su choque cultural. Será que Chacalón ayudó a desatar la masiva marginalidad ignorada por los de arriba. Él les daría bofetadas a los cumbiamberos que se creen ‘turris’ al rechazar el apelativo de “chicheros”, o demandaría a los medios faranduleros por ponerles ese apelativo como si fueran ‘chaplines’. Qué más quisieran que tener la autenticidad del “faraón de la chicha”. El sistema aún tarda en digerir la real pegada de la música chicha y su estilo de vida; les duele mostrar sus torreones de chelas, las gorras pá atrás, las yilets en la lengua, panzas al aire y bailes faites en nombre del desamor, la traición y la melancolía (Tongo es una ‘mantequilla’ para el deleite cool de los A-1 o pá que las academias de inglés hagan su ‘agosto’). La marginalidad chicha es peligrosa para la clase dominante y, por más serie de televisión que se haga, su fuerza es reprimida. Puede desplegar cualquier cambio y ahogar la trasnochada pretensión política. Chacalón bajó del cerro y tendió puente para el nuevo limeño. Ese que como tú o yo, no sabe cómo reaccionará al escucharlo tan lejos de nuestra tierra. Hasta el día de hoy no se ha conocido a un líder musical que mueva actos y pensamientos, hasta el punto de que muchos lo consideran un santo ¡San Chaka!

2 comentarios:

  1. Wowww!! y pensar que se siente como ayer...
    (yo escuche la musica de chacalon por bareto)
    Per si recuerdo cuando pasaron lo de su muerte.. como dicen es un icono de ese genero.

    COmo pasan los años.

    Saludos del otro lado del charco

    ResponderEliminar

COMENTARIOS